No hay nada que quieras contarme que no me apetezca saber

Ser adulto está sobrevalorado

Fracasar o cometer un error enorme es mucho mejor que no haberlo intentado

A veces lo que esperas es peor si lo comparas con lo inesperado. La razón por la que nos aferramos a nuestras esperanzas es que lo que esperamos es lo que nos mantiene vivos, en pié, esperando. Esperar es sólo el comienzo, lo inesperado es lo que cambia nuestras vidas.

Denny: Llevo 5 años viviendo en manos de los médicos eso que me abren el pecho y deciden mi vida.No he tomado decisiones propias y ahora tengo un corazón que late y funciona.Ya puedo ser como los demás,puedo tomar decisiones.Mi vida me pertenece,puedo hacer todo lo que quiera.Ésta es la mejor parte,escuchame atentamente.
Lo que elijo eres tú.Eres con quien quiero despertarme y acostarme y todo lo que hagamos entre medias.Estoy decidiendo ahora,si tengo que elejir,te elijo a ti Izzie Stevens.


Addison: "Quiero que me hables, que me escuches... Me acuesto con tu mejor amigo y tu te vas tan tranquilo, vine desde Nueva York para restregartelo y a ti no te afecta...No sé que es lo que tengo que hacer para que me hagas caso.Oh! Si creo que si, quizás tengo que acostarme con tu veterinario pero está claro que eso tampoco funcionaria porque yo no soy Meredith GreY!!"

Cristina, podría prometer cuidarte y respetarte, podría prometer estar contigo, en la salud y en la enfermedad, podría decir hasta que la muerte nos separe,pero no lo diré, estos votos son para las parejas optimistas, para la gente esperanzada y yo no estoy aquí, el día de mi boda lleno de optimismo y de esperanzas, no soy optimista ni estoy esperanzado, estoy seguro, soy firme. Soy experto en tratar corazones, los abro, los vuelvo a cerrar, los sujeto con mis manos, soy experto en corazones y por ello estoy seguro de que eres mi compañera, mi amante, mi mejor amiga, mi corazón late por ti y en este día, el día de nuestra boda, te prometo esto, te prometo depositar mi corazón en la palma de tu mano, te prometo a mí.

Un sabio dijo una vez: puedes tener lo que quieras si sacrificas todo lo demás. Lo que en verdad queria decir, es que no hay nada que no tenga un precio, así que... antes de luchar más vale que pienses lo que quieres perder.
A menudo si se nos elige a nosotros y no al contrario, el sacrificio puede ser mayor de lo que podemos soportar.

A veces hasta la mejor de las personas toma decisiones precipitadas, malas decisiones, decisiones de las que somos conscientes que nos arrepentiremos a la mañana siguiente; bueno tal vez no del todo, porque por lo menos nos hemos lanzado pero… aún así algo en nuestro interior decide hacer una locura que sabemos que se dara la vuelta y nos mordera el culo, pero aún así, decidimos hacerlo de todos modos. Lo que quiero decir es que, recojemos lo que hemos sembrado, nos devuelve nuestros actos... es el karma y lo mires por donde lo mires es un asco. De una forma u otra nuestro karma nos obligará a enfrentarnos a nosotros mismos, podemos mirar al karma a los ojos o esperar que nos ataque por la espalda. De un modo u otro nuestro karma acaba encontrandonos. La verdad que como cirujanos tenemos mas oportunidads de que la balanza caiga de nuestro lado. Por mucho que lo intentemos no podemos escapar de nuestro Carma, nos persigue hasta casa. En realidad no podemos quejarnos de nuestro Carma, no es injusto, no es inesperado, sólo iguala la balanza. Incluso cuando estamos a punto de hacer algo el Carma siente tentaciones de mordernos el culo, aunque... nos da igual.

En algun momento hay que decidirse; los muros no mantienen a los demás fuera sino a ti dentro, la vida es un caos, somos así. Puedes pasarte la vida levantando muros, o puedes vivirla saltándolos. Aunque hay algunos muros demasiado peligrosos para cruzarlos y lo único que sé es que si finalmente te aventuras a cruzar... las vistas al otro lado son fantásticas.


Ojala hubiera un reglamento para la intimidad; una guía donde se explique cuando se traspasan los limites. Estaría bien saber cuando lo haces, aunque... no sé si podrías lograrlo. Intimas cuando te lo permiten, y sigues mientras te dejan, en cuanto a las normas… quizás no haya ninguna quizás sea uno mismo quien tenga que definirlas.

El dolor adopta formas diversas, una punzada, una leve molestia... dolor sin más, el dolor con el que convivimos a diario, pero hay dolor que no podemos ignorar, un dolor tan enorme que borra todo lo demás y hace que el mundo se desvanezca hasta que solo podemos pensar en cuanto daño hemos hecho. ¿Como enfrentarnos al dolor? Depende de nosotros.
El dolor, anestesiarlo, aguantarlo, aceptarlo... ignorarlo, para algunos la mejor manera de enfrentarse a el es seguir viviendo.
El dolor, sólo hay que aguantarlo. Esperar a que se vaya por si solo y a que la herida que lo a causado cicatrice. No hay soluciones ni respuestas sencillas, solo hay que respirar hondo y esperar a que se calme. La mayoría de las veces el dolor puede aliviarse pero a veces llega cuando menos te lo esperas, te da un golpe bajo y no te deja levantarte. Hay que aprender a aceptar el dolor, porque lo cierto es que nunca te abandona y la vida siempre lo acrecienta.


La comunicación es una de las primeras cosas que aprendemos en la vida; es curioso que conforme vamos creciendo y asimilando palabras y aprendiendo a hablar menos sabemos lo que decir o como pedir lo que queremos de verdad.
Al final no puedes evitar hablar de ciertas cosas. Hay cosas que no queremos escuchar. A veces hablamos porque no podemos estar callados mas tiempo. Hay cosas que exceden a las palabras, son producto de la acción. A veces hablas porque no hay alternativa…otras cosas te las reservas; y no siempre, pero... de cuando en cuando algunas cosas hablan por si solas.


Un viejo proverbio dice que no puedes escoger a tu familia, aceptas lo que te ha deparado el destino y te guste o no, la quieras o no, la entiendas o no, la aceptas; pero una escuela de pensamiento afirma que la familia en la que naces solo es un punto de partida, te alimentan, te visten y cuidan de ti... hasta que estás listo para adentrarte en el mundo y encontrar tu propia tribu.

No puedo ser siempre el que va más allá, si doy más pasos desapareceré.

No todas las heridas son superficiales, casi todas las heridas son mas profundas de lo que nosotros pensamos, no se ven a primera vista y luego están las heridas que nos cogen por sorpresa, el truco estar en hurgar en la herida hasta encontrar la verdadera causa del dolor y cuando la encuentras hay que dejarse la piel hasta curarlo.

Tenemos cicatrices en los lugares más insospechados como si fueran mapas secretos de nuestra historia personal, vestigios de viejas heridas. Algunas heridas se cierran dejándonos sólo una cicatriz pero otras no. Algunas cicatrices las llevamos a todas partes y aunque la herida cierre el dolor persiste.
¿Cueles son peores las nuevas heridas terriblemente dolorosas o las viejas que debieron cerrarse hace años pero no lo hicieron? Quizás las viejas heridas nos enseñan algo, nos recuerdan donde hemos estado y lo que hemos superado, nos enseñan que debemos evitar en el futuro o eso creemos aunque en realidad no es así, hay cosas que debemos aprender una y otra vez.

No sé porqué siempre estamos posponiéndolo todo,
pero si tuviera que adivinarlo diría que tiene mucho que ver con el miedo; el miedo al fracaso, el miedo al dolor, el miedo al rechazo.
A veces es miedo a tomar una decisión porque... ¿Y si te equivocas y cometes un error sin solución?
Sea lo que sea lo que nos da miedo, una cosa es cierta: Cuando el dolor de no hacer algo es más insoportable que el miedo a hacerlo, es como si cargáramos con una pesada carga. Quien duda está perdido.
No podemos fingir que no nos lo dijeron. Todos hemos oído los proverbios, a los filósofos, a nuestros abuelos advirtiéndonos sobre el tiempo perdido. Hemos oído a los poetas malditos instándonos a vivir el momento. Aunque, a veces, debemos escucharnos a nosotros mismos. Debemos cometer nuestros propios errores. Debemos aprender nuestras propias lecciones. Debemos dejar las posibilidades de hoy bajo la alfombra del mañana hasta que no podamos más, hasta que comprendamos por fin que es mejor saber que preguntarse, que despertar es mejor que dormir, y que fracasar y cometer un error enorme es mucho mejor que no haberlo intentado.



- Soy Preston Burke, un cirujano cardio-torácico de renombre; soy un profesional y además de eso soy una buena persona, una persona que limpia lo que ha ensuciado, una persona que sabe cocinar; y tú, tú eres increíblemente vaga, una interna maleducada e iracunda. Yo soy Preston Burke y tú, tú eres la persona más competitiva, más reservada, exigente y cabezota que he visto jamás... y TE QUIERO. ¡Qué coño te pasa que no me dejas quererte!


- Hace 20 minutos que he dejado mi casa.
- Muy bien.



Era feliz, independiente, y con éxito... ¡¡y me gusta ser así!! Pero cuando me dices estas cosas... es que me lo pones muy difícil, por favor, no vengas tras de mí... ¡si no es para quedarte!

Nunca dije que no estuviera asustado y herido.

Meredith- Te menti,no estoy al margen de esta relación,estoy aqui,y creo que es humillante,porque estoy suplicandote
Derek - Meredith...

Meredith- ¡¡Calla!cuando dices Meredith me pongo a gritar

Derek- Si...

Meredith- Muy bien,voy a decirlo,tu elección es simple,ella o yo,ella es una gran mujer,pero Derek,te quiero,y te quiero de tal modo que finjo que me gusta tu música,dejo que te comas el útimo trozo de tarta y no me importa que veas los deportes en la televisión,por todo lo k deberia odiarte,te quiero.Escógeme,quedate conmigo,quiéreme.